Tips para padres

El juego constituye un elemento básico en la vida de un niño, que además de divertido resulta necesario para su desarrollo.
Es por eso que en planeta niños te proporcionamos 10 tips, para una educación divertida e interactiva hoy para un mejor mañana.

cometin_6

1. El juego es necesario para el desarrollo intelectual, emocional y social.

2.Exige ofrecer al niño el tiempo y los medios favorables para que lo pueda realizar a su modo.

3. Favorece las adquisiciones sociales tempranas, las habilidades de comunicación social.

4.Es una preparación para la vida adulta.

5.Como conducta exploratoria, impulsa la creación de campos de acción y la creatividad.

6. Tiene un sentido para el niño. Cuando se le interrumpe cualquier juego, se le priva del desenlace de
un argumento creado por él mismo con una finalidad que no siempre alcanzamos a comprender.

7. La función simbólica es una meta para la representación común al juego y a otras actividades
humanas como el lenguaje.

8. A partir de los dos años de edad, el niño comienza una nueva etapa de juego utilizando su
experiencia anterior para conseguir nuevos aprendizajes

9. Permite tres funciones básicas de la maduración psíquica: la asimilación, comprensión y adaptación
de la realidad externa.

10. El juego es un ejercicio que realiza el niño para desarrollar diferentes capacidades como son:

Físicas: para jugar los niños se mueven, ejercitándose casi sin darse cuenta, con lo cual desarrollan su coordinación psicomotriz y la motricidad gruesa y fina; además de ser saludable para todo su cuerpo, músculos, huesos, pulmones, corazón, otros., por el ejercicio que realizan, además de permitirles dormir bien durante la noche.

Desarrollo sensorial y mental: mediante la discriminación de formas, tamaños, colores, texturas, otros.

Afectivas: al experimentar emociones como sorpresa, expectación o alegría; y también como solución de conflictos emocionales al satisfacer sus necesidades y deseos que en la vida real no podrán darse ayudándolos a enfrentar situaciones cotidianas.

Forma hábitos de cooperación, para poder jugar se necesita de un compañero.

El juego hace que los bebés y niños pequeños aprendan a conocer su cuerpo, los límites de él y su entorno